martes, 18 de noviembre de 2008

Papá lo sabe todo


Father Knows Best o Papá lo sabe todo fue una de las series familiares que marcaron época en Estados Unidos y fue una de las primeras series televisivas que trataba de mostrar el prototipo de familia americana. La Familia Anderson, que permaneció en pantalla en el top de sintonía entre 1954 y 1963: Mamá Margaret (Jane Wyatt); Papá Jim (Robert Young); Bud (Billy Gray); Kathy. la hija menor (Lauren Chapin) y la hija mayor, Betty (Elinor Donahue). Sin embargo comenzó a emitirse años antes.

La serie comenzó a difundirse el 25 de agosto de 1949, por la Cadena de TV NBC . Situando la locación en la coste oeste del USA, que protagonizó Robert Young interpretando al agente de seguros Jim Anderson. llega a ser emitida hasta la noche del 25 de marzo de 1954.

Si bien es cierto que fue considerada una serie muy optimista sobre el rol de la familia en la sociedad americana, también cayó en no recoger ni reflejar lo que era realmente, ya desde esos tiempos, en los 50's, despues de la post-guerra, a los americanos les costaba muchos llevar una vida tan plenamente como se reflejaba en dicha serie.

En los 6 años que duró su emisión se desarrollaron 205 episodios. En Perú creo que se llegaron a ver solo la tercera parte de los capítulos. Era una serie muy popular durante las tardes. En blanco y negro durante los últimos años de los 60's y primeros de los 70's las familias la apreciaban por America TV Canal 4, y realmente creo que el desenvolvimiento de los personajes encajaba mejor con el estilo de vida de la clase media peruana de aquel entonces.

jueves, 6 de noviembre de 2008

Los Chupa Chups: Medio siglo de rico sabor


Se acuerdan de esos chupetes redondos que en la década de los 70's inundaron todas las tiendas de golosinas en el Perú? Esos caramelos con palo redondos que cambiaron la forma de los chupetes caramelos? Antes de ese tiempo los chpetes eran planos y de muchas formas, casi no tenían volumen.

Nació hace cincuenta años como una ingeniosa y práctica solución para evitar que los peques se pringaran las manitas de caramelo. Medio siglo después, el Chupa-Chups -chupachús para sus adeptos españoles- se ha convertido en un fenómeno global. Un éxito empresarial y comercial que ha sabido imponer su magistral sencillez y sobrevivir en medio de la sofisticación y la tecnificación de las golosinas.

Los Chupa Chups fueron los que revolucionaron la venta de chupetes en todo el mundo, los producía una compañía española dedicada a la fabricación y venta de piruletas. Fue fundada por el catalán Enric Bernat en 1958. La compañía pertenece al grupo italo-holandés Perfetti Van Melle desde 2006.

El orígen de los Chupa Chups se produce cuando su futuro fundador y presidente, Enric Bernat idea un sistema por el cual los niños eviten la incomodidad de ensuciarse las manos. -"Sería -recuerda- como tomar un caramelo con tenedor". La propuesta de Enric Bernat es rápidamente recogida, experimentada y, finalmente, producida. Pero no será un tenedor sino un palo de madera el que permita, por fin, tomar, cómodamente, un caramelo, a partir de entonces, un Chupa Chups.Desde la primera fábrica, ubicada en Asturias se produce el lanzamiento del primer caramelo con palo industrializado que ofrece una gama siete sabores distintos. Precio de mercado: 1 peseta. Un precio elevado para los años cincuenta pero sin duda, para alentar la imagen de un caramelo de calidad.

En 1967 se inaugura una nueva fábrica en Sant Esteve de Sesrovires (Barcelona). Y en ese mismo año nace la primera filial extranjera en Perpiñán (Francia). Todo ello supone el inicio de la cuenta atrás para el encuentro de la historia con Chupa Chups, uno de los caramelos más populares y mejor posicionados del mundo.

En 1995 Chupa Chups se convertía en el primer caramelo con palo consumido en el espacio. Personajes como Johan Cruyff, Rivaldo, Mariah Carey, Harrison Ford, Esther Cañadas, Giorgio Armani, han protagonizado campañas y se les ha visto en lugares públicos saboreando Chupa Chups. En julio de 2006, la empresa italo-holandesa Perfetti Van Melle llegaba a un acuerdo con los herederos de Enric Bernat (fallecido en diciembre de 2003), para adquirir la mayoría del capital de la empresa Chupa Chups.

Hoy en día, la producción anual es de unas 17.000 toneladas; la producción diaria, de unos 12 millones de unidades. En su momento, cuando comenzó todo el negocio, necesitaban la creación de un logo que llame la atención y fue diseñado al final por el pintor surrealista Salvador Dalí. La primera publicidad fue el logo con el eslogan «És rodó i dura molt, Chupa Chups», que se traduce del catalán como «Es redondo y dura mucho, Chupa Chups».

Un Chupa-Chups no es otra cosa que una esfera de caramelo elaborado a base de azúcar, agua y glucosa, que se calienta hasta que se evapora el agua, y a la que más tarde se le añade el ácido y el aroma según el sabor. Es decir, la base de 'Chupa-Chups' es común a cualquier caramelo; lo diferente es el aroma y el colorante, que a lo largo de la historia se han llegado a producir más de 127 sabores. Gustos tan dispares como Daikiri, Manzana al horno, Piña Colada e incluso ají.

Una vez que la masa está formada tiene lugar el proceso de homogeneización e introducción en los moldes. Finalmente se inyecta el palillo, se enfría y se envuelve en su caraterístico celofán. Un paso crucial este último, dada la importancia del aspecto visual para la venta del producto. Una golosina de colores atractivos y llamativos siempre despierta el apetito, en especial si se expone en un punto de venta cerca de la caja de los comercios. Unos coloristas expositores que fueron clave en su éxito, junto a la distribución. Comenzó en la España de los sesenta en aquellos Seat 600 con el logo de la marca que llegaban a los más remotos puntos de venta, 300.000 repartidos por todo el país. Se despachaba entonces a una peseta, un precio redondo pero bastante caro para la época.

Su consumo, que dura una media de 10 minutos, se ha relacionado con una estética determinada, con una manera de combatir la ansiedad, engañar las ganas de fumar y evitar picar entre horas.