viernes, 2 de mayo de 2008

¿Qué hay de nuevo viejo?: Bugs Bunny cumple 70 años

Como no estar contentos con el cumpleaños de Bugs Bunny, el conejo que ha visto pasar imnumerables generaciones desde que fue creado. Es verdad un placer justo en esta fecha referirme a un personaje animado que gustó mi padre, yo y ahora mis hijos.

Hace exactamente 70 años, Ben Hardaway dibujó un conejo blanco, bromista y provocador, para servirle de antagonista al tartamudo cerdito Porky. Aquel primer prototipo apareció en el cortometraje de animación "Porky's Hare Hunt", proyectado por primera vez el 30 de abril de 1938.

Codirigido por Cal Dalton y Ben 'Bugs' Hardaway, el corto mostraba al sonrosado Porky como un cazador que corría detrás de una alocada presa, más interesada en enloquecer a su perseguidor que en escapar. En siguientes producciones, ese conejo lleno de potencial pasaría por los retoques de los maestros del equipo de animación de la Warner Brothers: Bob Clampett, Tex Avery, Robert McKimson (responsable del diseño definitivo), así como los directores Chuck Jones y Friz Freleng.

El responsable de ponerle una voz y una personalidad fue el ya desaparecido comediante Mel Blanc, conocido como el hombre de las mil voces, quien le aportó al naciente conejo un acento en el que combinaba a partes iguales los modos de hablar de los barrios del Bronx y de Brooklyn, en Nueva York.

De otro lado diremos que parte de la personalidad de Bugs, también tiene modelos fácilmente reconocibles: la forma como el conejo manipula su zanahoria recuerda al puro siempre humeante del memorable Groucho Marx, y su actitud elegante eran calcos de actuaciones de Clark Gable.

El nombre de la que más tarde sería la estrella indiscutible de cortos y películas de Warner Bros., como Looney Tunes y Merrie Melodies, fue puro fruto del azar: fue en su tercer papel, en el corto producido al año siguiente "Hare-um Scare-um", dirigido nuevamente por Dalton y Hardaway, en que el dibujante Gil Turner, escribió "Bugs' Bunny" (el conejito de Bugs) en una hoja de modelos previos, queriendo decir con ello que se trataba del material de Hardaway.

Asimismo, en esta producción, el conejo mostró por primera vez su característico color gris, gracias al rediseño de Charlie Thorson. Este sería el primer papel en el que el conejo mostró sus dotes para el canto, y también el primero en que sucumbió a su incurable debilidad por el travestismo para seducir a su oponente. Por cierto, las primeras traducciones al castellano no le hicieron ningún favor al incorregible Bugs Bunny: lo llamaron el Conejo de la Suerte o Serapio.

Así, con su flamante bautizo y su diseño definitivo, Bugs Bunny apareció en el corto "A Wild Hare", dirigido esta vez por Tex Avery y proyectado al público el 27 de julio de 1940. En este histórico corto, el más famoso conejo de la historia asoma por primera vez de su madriguera para preguntarle al cazador Élmer Gruñón: "¿Qué hay de nuevo, viejo?". Cuando Bugs Bunny finalmente apareció como tal, en 1940, los personajes de la factoría Disney empezaron a temblar. ¡Por fin tenían un rival que amenazaba con destronar la popularidad de Mickey, Goofy, Bambi y los seres animados creados por Walt Disney! Elmer se convirtió en su pareja, en el partner que hacía que el conejo se luciera en la pantalla.

A partir de allí, todo cambió y Bugs Bunny se convirtió en la estrella indiscutida de la Warner. Lleno de los gags hollywoodenses, el famoso conejo llegó a ser tan popular como Mickey. Al igual que otros personajes animados, ganó un Oscar y se adaptó a las tácticas de mercadeo de los años 90, a tal punto que protagonizó (entre comillas por supuesto), uno de los filmes más populares de la década: “Space Jam”, con la participación estelar del basquetbolista Michael Jordan.

Fuente: El Comercio. Perú

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Haz tus comentarios aquí