jueves, 18 de octubre de 2007

Condorito


Condorito es un personaje de historieta chileno muy popular en Hispanoamérica. El personaje es representado como un hombre-cóndor (en alusión al escudo nacional de Chile) que vive en una ciudad ficticia llamada Pelotillehue y pese a que fue creado por el dibujante chileno René Ríos (mejor conocido como "Pepo"), muchos otros países latinoamericanos consideran erróneamente al personaje como originario de su propia cultura.

Dueños de un humor ingenioso, sano y divertido, Condorito y sus amigos representan fielmente la idiosincrasia del hombre latino. ¿Qué es Condorito? A simple vista es un cóndor humanizado, un hombre cóndor, una maravilla de la naturaleza, y uno de los más grandes íconos del comic de Latinoamérica. Han sabido trascender las fronteras para encontrar una cálida acogida en el corazón del mundo hispanoamericano, donde han logrado alcanzar la más alta popularidad, entre todos los cómics de habla hispana.
Actualmente el número de lectores de la revista, sobrepasa los 82 millones anuales.

Empezó en 1949 con una tira cómica en la revista Okey. En 1955 se edita el primer libro de Condorito, recopilando todas las tiras publicadas a la fecha. Desde mediados de la década de 1950 hasta comienzos de la década de 1980 se editó en forma de revista semanal, llamada "Condorito", la que desde 1983 hasta la fecha, se edita en forma quincenal. También aparecen "Libros gigantes de Oro" mensuales, con chistes clásicos y Ediciones Bimensuales "especiales".
Su formato es de chiste, donde cada pequeña historia es independiente del resto, y tiene siempre un final cómico. Una característica peculiar de la tira cómica, es que al final de cada historia, uno o varios personajes caen al suelo tras ser víctimas de una situación vergonzosa o estúpida, acompañado esto de la onomatopeya "¡PLOP!". También suele terminar con un "¡Exijo una explicación!" por parte de Condorito cuando las cosas no le salen bien.
Los estilos cómicos que predominan en Condorito son el humor blanco y la sátira. La edición es muy cuidada para que no aparezcan groserías, obscenidades o alguna referencia muy marcada al mundo real. El humor blanco se genera de situaciones que se resuelven de una manera ridícula o extraordinaria. En cuanto a la sátira, es más que evidente que el autor se divierte retratando los defectos de todos nosotros, las personas comunes; muchos de estos defectos generan situaciones que concluyen de manera, digamos, insolentemente normal.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Haz tus comentarios aquí