martes, 14 de agosto de 2007

SiMóN tEmPlAr ReAlMeNtE fUe Un SaNtO?


Cuando cursaba el 5º año de primaria (ahora 6º grado) me acuerdo de una serie de televisión que pertenecía al género policial-aventura. Era EL SANTO (the Saint en inglés) Se que se estrenó en Inglaterra en 1964, en España al año siguiente, en U.S.A. el mismo año, pero aquí en Perú demoró hasta 1973 y canal 9 lo emitía en horario nocturno. Para ser una serie inglesa esra muy divertida pero siempre guardando el estilo elegante inglés. Este investigador privado a bordo de su Citroën DS del 63, bien engominado y luciendo un impecable terno de casimir llegaba a juntar a toda la familia peruana todos los martes y jueves a las 9 de la noche.

Fue el héroe de chicos y chicas de finales de los años 60. Muchas mujeres se enamoraron de él y los hombres quisieron imitar al encantador "ladrón de guante blanco". Simon Templar, más conocido como "El Santo". Una serie que rompió moldes en España y en todo latinoamerica.
Detrás de El Santo se esconden muchísimos rostros y nombres. El padre de la criatura fue Leslie Charteris, un escritor inglés que llegó a publicar más de cien relatos, entre novelas y cuentos, narrando las aventuras de El Santo durante la década del '30. El apodo, originalmente The Saint, surge de las iniciales del personaje ST de Simon Templar. Poco se sabe del pasado de Templar. Lo cierto es que su elegancia es indiscutible, sus autos son veloces, sus mujeres hermosas y su fortuna inexplicable. Su enemigo es el crimen, y la injusticia en general.

Es un aventurero, pero ante todo un caballero. Puede ser un ladrón, pero con estilo de dandy, moral de Robin Hood, y talento para guardarse un porcentaje del botín. Hubo películas que se hicieron e inclusive una serie por radio, pero la serie mas popular de todos los tiempos fue la que se trasmitió por TV. El Santo televisivo fue interpretado por el novato actor de aquellos tiempos, el actor inglés Roger Moore. Desde 1969, 71 veces en blanco y negro, 47 veces en color, Roger Moore robó, combatió el crimen, desafió la ley cuando fue necesario, viajó por todo el mundo, arriesgó su pellejo, y no se despeinó ni una sola vez( me hace recordar ahora a Steven Seagal). La aureola que coronaba su cabeza se convirtió para siempre en la señal distintiva de un héroe que encontró en el mundo de las series, el escenario ideal para sus aventuras.

La película que se hizo hace poco deja mucho que desear y dista kilómetros de la serie.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Haz tus comentarios aquí